Tan importante es poder determinar un punto de partida (valoración diagnóstica de necesidades y fortalezas) como la intervención coordinada y respetuosa de los profesionales que estamos entorno a la persona y su familia. Somos apoyos en un camino que viene con curvas.

Coordinarse implica algo más que comunicar impresiones, es llegar a puntos de entendimiento y objetivos para conseguir el objetivo común: mejorar la calidad de vida de la persona y su familia.

Es trabajar desde la escucha y el respeto, colaborar y compartir, debatir, dudar, dejar a un lado la necesidad de controlar, y validar y agradecer el trabajo de todos es parte del trabajo de coordinación. 

Gracias a todos por aportarme nuevas miradas cada día!

Anuncios